“Los sacerdotes que han salido del Seminario, los catecúmenos ordenados aquí, han querido regresar a sus países”, aseguró Brenes en su homilía de la misa dominical en la Catedral de Managua, un día después de que ordenara a 11 nuevos religiosos.

“Si se ordenan, pero quieren regresar para servir están en libertad y yo les voy a dar la excardinación” (licencia para ir a otras diócesis), pues “lo importante es servir” y “yo no soy dueño de la vocación” de ellos, agregó el arzobispo de Managua.

El cardenal citó el caso de un sacerdote chileno entre los que se marcharon, pero no mencionó la razón para el éxodo de los nuevos religiosos ordenados en un país donde la Iglesia ha sufrido los embates de la dictadura de Daniel Ortega.

Los padres extranjeros  recién ordenados no se sienten seguros en Nicaragua por la crisis sociopolítica que vive el país, desde el 2018 donde no menos  doce curas han sido secuestrados por la policía sandinista y otros han sido expatriados y obligados al exilio forzado. 

El Cardenal Brenes, que en 2018 aseguró que la Iglesia católica es acosada, dijo que no hay inconvenientes en la separación de los sacerdotes forasteros, que tienen temor de ejercer sus misiones en la Arquidiócesis de Managua por el contexto que vive la Iglesia Catòlica en Nicaragua.

Ataques no cesan

El caso más reciente es el de Monseñor Rodrigo Urbina, a quien la dictadura le negó regresar a Nicaragua procedente de Estados Unidos. El círculo cercano al sacerdote pidió que la noticia la confirmaran con el obispo de León, Monseñor Sócrates René Sándigo.

Puedes leer:

https://www.radiodario893.com/diocesis-de-leon-ciega-sorda-y-muda-en-caso-de-monsenor-rodrigo-urbina/

La decisión de dejarlo fuera del país aún no tiene razón lógica debido a que Urbina mantenía buenas relaciones con el sandinismo, además de ser sobrino del fallecido obispo Bosco Vivas Robelo. 

No existe un comunicado de la diócesis de León al menos para expresar apoyo a Monseñor Urbina, y el silencio ha levantado cuestionamientos de los feligreses. En la página de Facebook de la Parroquia San Juan Bautista de Sutiaba recogimos el siguiente:

“Es una pena que no digan nada en la página de la diócesis. Se hace el ciego, sordo y mudo el obispo. Pensó que por andar de “amigo” de Ortega y la policía no iba a pasar nada a los sacerdotes de la Diócesis de León Nicaragua. Monseñor Urbina es sobrino del anterior Obispo. Oremos por monseñor Urbina. No aparenten normalidad Diócesis de León”. 

Cardenal de Honduras rechaza acusaciones a religiosos de Nicaragua

El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez, lamentó este domingo que muchos miembros de la Iglesia católica de Nicaragua sean acusados “injustamente” por una “justicia mal administrada y manipulada”.

“Los hermanos de la Iglesia de Nicaragua injustamente llevados a tribunales con acusaciones falsas, cómo pueden ser dichosos esos jueces que saben que están actuando injustamente”, enfatizó Rodríguez en una homilía dominical.

¿Creen que esos jueces tendrán paz interior?, preguntó el cardenal tras referirse al arresto y posterior condena de miembros de la Iglesia católica de Nicaragua.

“Cuando dejen esos cargos van a poder dormir en paz, cuando la conciencia les está diciendo: haces mal, estas haciendo mal”, señaló el religioso, quien dijo que serán “dichosos los perseguidos por causa de la justicia, por una justicia mal administrada y manipulada”.

Rodríguez indicó que son “dichosos los perseguidos por causa de la justicia, aquellos por actuar con justicia responden a las injusticias y las ofensas, ellos nos ayudan a vencer el mal con el bien”.

Según el cardenal hondureño, una sociedad basada en “la ambición del poder, de gloria y de riqueza no tolera la justicia, por eso los que quieren ser fieles al Evangelio encuentran dificultades, pero su recompensa será la experiencia de que Dios vive en ellos, Dios reina y Dios es su rey”.