Los fieles marianos de Nicaragua se preparan en medio de la carestía de la vida y la represión política. Para rememorar la “Gritería” este próximo siete de diciembre, en tributo a la Inmaculada Concepción de María.

La Imagen de la Virgen María es reverenciada en Nicaragua y al menos el 58,5 % son fieles practicantes de la religión católica.

Por su parte Lourdes María Saavedra Palma, creyente de la Virgen, sostuvo a Darío Medio Internacional, que desde el mes de septiembre ha ahorrado un poco de dinero para elaborar los gofios que todos los años reparte a las fieles que llegan a dar el grito ¿Quién Causa Tanta Alegría? y entonar cánticos a la madre de Dios.

Lea: ELÍAS ORTIZ EL PRIMER NICA EN RECIBIR CONDECORACIÓN MILITAR DE NOMBRE EN UN JET EN EEUU

Añadió que la situación económica es difícil en el país, porque todos los días suben los precios, pero ella misma, la virgen, nos ayuda a comprar las golosinas y “aunque sean con cosas sencillas”, lo importante es celebrar a la virgencita”, destacó.

Mientras Sonia López Pineda, aseguró que dos de sus hijos que se encuentran trabajando en Costa Rica, que son piadosos de la Virgen, le mandaron extra un dinero para alabar a la Virgen.

Fieles vencen los obstáculos económicos para celebrar a María

“Ellos saben que yo venero a la intachable y ahora tengo listo el caudal para hacer las cajetas y repartir en nombre de la virgen”, aseguró uno de los fieles.

Asimismo, en todos los mercados de Nicaragua desde los primeros días de noviembre, los comerciantes tienen a la venta los productos tradicionales demandados para esta regia solemnidad, entre ellos: dulcería, caña, objetos plásticos, matracas, cintas de indio y frutas.

Los comerciantes albergan esperanzas de que van a tener buenas ventas porque el pueblo mariano se alista con mucha devoción y colorido para evocar a la impecable.

La purísima inicia con el grito “¡¿Quién causa tanta alegría?!”

La fiesta religiosa empieza, por ejemplo, en la ciudad de León, “cuna de la Gritería”, con el particular grito de “¡¿Quién causa tanta alegría?!”, que hace el obispo de la Diócesis desde la puerta del Perdón de la Catedral, y la supeditada respuesta de la muchedumbre: “¡La Asunción de María!”.

La ceremonia religiosa es acompañada con el tradicional baile de “La Gigantona y el Enano Cabezón”, resonante repique de pólvora, el ulular de las sirenas de la municipalidad y campaneo del templo.  

Igualmente, las calles de León son tomadas por “toros encuetados”, como se les llama a personas vestidas con traje en forma de toro, que cuenta con un depósito de fuegos artificiales, y caminan por las vías lanzando llamas.

Lea: NIÑAS NICAS IMPARABLES SE LLEVAN TRES MEDALLAS EN CAMPEONATO CENTROAMERICANO DE ESGRIMA

La reminiscencia religiosa leonesa también encanta a cientos de nicaragüenses que llegan desde otras ciudades del país y Centroamérica a festejar a María.