El mandatario de Ecuador, Daniel Noboa, decretó el estado de excepción por un “conflicto armado interno”, según explicó este martes luego de una sucesión de asaltos de comandos armados, entre otros a un estudio del canal de televisión TC que emitía en vivo desde Guayaquil, y tras la fuga del criminal más peligroso del país, Adolfo Fito Macías.

De esta manera, Ecuador vive sus peor crisis en el inicio de 2024 con una jornada de violencia que ha sacudido al país y obligado al presidente Noboa, a declarar el estado de guerra.

Entérate más: NAYIB BUKELE ASEGURA QUE NO BUSCA UNA REELECCIÓN INDEFINIDA, ¿CUMPLIRÁ?

Esta situación caótica dejó al menos ocho personas muertas y otras dos resultaron heridas en varios ataques armados registrados en diversos puntos de la ciudad costera de Guayaquil, poco después de que un grupo fuertemente armado ocupara las instalaciones del canal TC Televisión y tomara como rehenes a los empleados.

Aunque la policía logró recuperar las instalaciones de la televisora y detuvo a 13 personas, en otros puntos de Guayaquil, epicentro de la violencia en esa nación, y segunda ciudad en importancia del país, hubo robos, saqueos y tiroteos en zonas comerciales.

En varios videos difundidos en redes sociales, se logró apreciar el desespero de la población por llegar a sus hogares después de concluir sus labores cotidianas.

Todo esto hace resurgir una incógnita que no está alejada a la realidad de Costa Rica, otro país doblegado por el crimen organizando y narcotraficantes que dejaron más de 900 muertes en 2023, una cifra récord de homicidios, según datos de expertos en seguridad.

“¿Debería ser Ecuador el ejemplo más claro para que Costa Rica reaccione ante la criminalidad?”

Al respecto, Darío Medios consultó a Orlando Castro, experto en temas sociales y según él, al parecer detrás de los hechos de violencia están organizaciones criminales y narcos.

“Esos grupos delincuenciales a lo igual que en nuestro país, (Costa Rica) están generando un clima generalizado de violencia”, dijo.

De acuerdo a Castro, Ecuador y Costa Rica tienen características estratégicas diferentes, es decir, la institucionalidad ecuatoriana puede recurrir además de las fuerzas policiales a las armadas -ejército-, “no así en nuestro país que solo tenemos a oficiales de la policía, pobremente preparados y equipados”.

Para el experto en temas sociales, Costa Rica debe reaccionar contra la violencia, no por lo que Ecuador u otros países hagan, sino hacerlo desde su realidad.

Es por ello que aconseja y pide el apoyo directo de la ciudadanía, ya que esto es crucial para neutralizar a los generadores del clima de violencia y sobre todo, que el mismo Ejecutivo asigne a personal capacitado para ejecutar un plan eficaz contra este flagelo.

Entérate más: CADA HORA HAY UN HOMICIDIO EN COSTA RICA, SEGUNDO HOGAR DE LOS MIGRANTES NICARAGÜENSES

“Al juzgar por la persistencia del clima de violencia, es evidente que la respuesta del Ejecutivo sea quedado corta”, aseguró Orlando Castro.

Por su lado, El presidente ecuatoriano y las fuerzas armadas han prometido defender al país y enfrentar a las bandas criminales.