La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo empezó a remodelar el edificio confiscado a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), ubicado cerca de la estatua de Montoya, en Managua.

La CPDH denunció a través de un comunicado que el régimen mandó a pintar las paredes de las instalaciones del organismo defensor de derechos humanos y que permanece tomado por la Policía y paramilitares al servicio de la dictadura de Ortega y Murillo.

“La dictadura sangrienta del Frente Sandinista encabezada por Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua además de haber consumado el robo de nuestras oficinas en Managua, pretende borrar toda huella del trabajo que realizamos en defensa del pueblo nicaragüense”, denunció la Comisión Permanente de Derechos Humanos en su pronunciamiento.

Te puede interesar:

https://www.radiodario893.com/dictadura-confisca-edificio-de-la-cpdh-en-managua/

“De nuestro edificio fueron borrados nuestros emblemas y colores, pero ellos no podrán borrar los crímenes y torturas cometidos por sus desmedidas ambiciones de poder y su megalomanía totalitaria”, se lee en el documento divulgado a través de las redes sociales oficiales del organismo.

“CPDH nunca vio colores políticos en nuestro trabajo de recepción y acompañamientos de denuncias, por el contrario, siempre hemos tenido presente el compromiso con el pueblo, y lo seguimos defendiendo a cualquier costo”, mencionó el organismo cuyos miembros han tenido que salir al exilio debido a la represión del régimen en su contra.

A mediados del pasado mes de enero, el régimen de Daniel Ortega ordenó la toma de las instalaciones del edificio de la CPDH. Según denunció el organismo en esa ocasión, varios agentes de la Policía y trabajadores de la Procuraduría General de la República (PGR), desalojaron al guarda de seguridad que se encontraba al cuidado del lugar, y se tomaron las instalaciones.

En abril del pasado año 2022, a petición del Ministerio de Gobernación, los diputados de la Asamblea Nacional controlada por el Frente Sandinista, cancelaron la personería jurídica de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) argumentando que no entregaron los informes financieros correspondientes a los períodos fiscales y desgloses detallados en la ley.

Sin embargo, el Secretario Ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, había denunciado meses atrás que el Ministerio de Gobernación se negaba a recibir la documentación requerida sin explicar el motivo, por lo cual, consideró que se trató de una estrategia para que el organismo cayera en la ilegalidad y no pudiera seguir operando.