En un golpe sin precedentes para la economía familiar, la canasta básica en Nicaragua superó en marzo de 2024 la barrera de los 20,000 córdobas (aproximadamente 516 dólares), alcanzando un valor histórico no visto en los últimos 40 años, según datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE). La tendencia al alza continuó en abril, cuando la cesta se ubicó en 20,447.62 córdobas (558 dólares), reflejando un incremento mensual sostenido de 639.59 córdobas (17.4 dólares).

El ascenso de la canasta básica se ha mantenido constante durante el 2024. En febrero, el costo era de 19,808.03 córdobas (540 dólares), apenas por encima de los 19,800.85 córdobas registrados en diciembre de 2023. Este incremento, si se compara con abril del año pasado, muestra que los nicaragüenses han enfrentado un aumento acumulado de 1,212.85 córdobas (33.1 dólares) en un año.

El encarecimiento de la canasta básica se ha visto principalmente en los alimentos. Para abril de 2024, los hogares nicaragüenses necesitaban 14,715.99 córdobas (401 dólares) para adquirir solamente alimentos y bebidas no alcohólicas, un incremento de más de 600 córdobas (16 dólares) desde diciembre del año pasado. El subcomponente de alimentos ha subido considerablemente desde 2020, cuando el costo era de 9,681.56 córdobas (264 dólares).

La crisis de precios, desencadenada por la paralización global debido a la pandemia del Covid-19 y los posteriores desajustes en la oferta y demanda, ha sido un factor significativo en el incremento de la canasta básica. El desbalance entre producción y comercio mundial, exacerbado por programas de estímulo fiscal en países desarrollados, ha mantenido la inflación en niveles elevados. En Nicaragua, esto se traduce en un aumento acumulado de 5,921.28 córdobas desde diciembre de 2020, cuando la canasta costaba 14,526.34 córdobas.

En Nicaragua la canasta basica va en aumento
Crisis de precios eleva la canasta básica en Nicaragua a niveles históricos 2

Escalada en precios de productos clave

El incremento más notable en la canasta básica se ha dado en productos agrícolas como la naranja y la papa. Entre abril de 2023 y 2024, la canasta básica experimentó un aumento de 1,213.47 córdobas, con un 60 % de este incremento concentrado en cuatro productos: naranjas, papas, queso seco y aceite.

Una familia promedio en Nicaragua consume mensualmente 46 libras de naranja, cuyo precio aumentó 334.42 córdobas en un año, y 15 libras de papa, que subieron 184.80 córdobas. Además, el costo de nueve libras de queso seco incrementó en 165 córdobas, y el litro de aceite subió casi 17 córdobas, totalizando 552.37 córdobas para una familia promedio.

Puede interesarte también: Ausencia de lluvias amenaza al cacao en Bilwi y Waspán

Según expertos agroindustriales consultados bajo anonimato por Darío Medios Internacional, las plagas y los costos de producción han encarecido significativamente productos como la papa y la naranja. La importación de papa, mayormente de Holanda, se ha visto afectada por problemas fitosanitarios y sequías, elevando los precios. En cuanto a las naranjas, la producción nacional ha disminuido debido a plagas que afectan los cítricos, siendo suplida por importaciones de Honduras.

El aumento de la canasta básica ha exacerbado la erosión del poder adquisitivo de los nicaragüenses. A pesar de un aumento del 10.1 % en el salario mínimo en febrero de 2024, los salarios no han mantenido el ritmo del incremento en los precios. El salario mínimo promedio se ubica en 8540.92 córdobas (233.2 dólares), insuficiente para cubrir los costos de la canasta básica, que excede en 5,159 córdobas el salario nominal promedio de los asegurados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

En conclusión, la escalada en los precios de la canasta básica en Nicaragua refleja una crisis económica profunda que afecta directamente el bienestar de las familias. La combinación de factores globales y locales ha impulsado un aumento sostenido en los costos de vida, poniendo en relieve la necesidad de medidas urgentes para mitigar este impacto.