Los ataques de Daniel Ortega contra la iglesia católica no son solo desde sus actos políticos. Ahora el gobierno de Ortega ha dejado fuera a las iglesias del presupuesto general de la república 2020. La medida afecta también a la iglesia evangélica.

 

En 2019 las medidas en contra de las iglesia también habían sido drásticas. Este año solamente recibieron 3.8 millones de córdobas en comparación a los 42.6 millones recibidos en 2018, distribuidos entre 94 templos católicos y 79 evangélicas.

De acuerdo al economista Oscar René Vargas, el corte de presupuesto se debe a la contracción económica que vive el país, y será peor en 2020, asegura.

 

Esta medida afecta a la Catedral Metropolitana de León, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El proyecto de presupuesto de 2020 había expuesto que se le destinarían 3.1 millones de córdobas, pero al aprobarse el presupuesto y luego de consultas presupuestarias, los diputados sandinistas de la comisión económica, ordenaron no asignar el dinero para la Catedral de León.

 

Y aunque el estado no está obligado a destinar fondos a instituciones religiosas, había sido una costumbre de todos los gobiernos. Ahora, la iglesia católica es objeto no solo de ataques y profanación por turbas sandinistas, sino también, de medidas económicas impuestas por el gobierno.